“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Apoyar la vida y el ministerio de 56 religiosas en Rusia

Con una superficie total de casi 3,9 millones de kilómetros cuadrados, la diócesis de San José, con sede en Irkutsk, en Siberia Oriental, es más grande que todo Estados Unidos. En esta vasta área no hay más de 52.000 católicos, atendidos por apenas 40 sacerdotes de la diócesis. 

En este contexto, una contribución indispensable es la de las 56 religiosas, pertenecientes a 12 congregaciones diferentes, que trabajan en las parroquias y realizan además muchas obras de caridad entre la gente. Su trabajo es una bendición para los niños de familias desestructuradas, para los ancianos y enfermos aislados, y para los numerosos niños de la calle y sin techo. 

rusiaEn Vladivostok, las Hermanas de la Misericordia de Santa Ana han creado un programa de apoyo a las jóvenes madres solteras. Dada la alarmante tasa de abortos en Rusia, su trabajo es una contribución vital para ayudar a las madres jóvenes a elegir la vida para sus hijos.

En Chita, la diócesis ha creado un centro para niños de la calle y personas sin hogar, dirigido por las Hermanas de la Congregación de las Siervas de la Inmaculada Concepción. Muchos de los niños viven en el centro, mientras que otros solo acuden durante el día. Las Hermanas también visitan regularmente a los niños de un hogar infantil situado a unos 65 kilómetros de distancia, y atienden a las madres y a los bebés encarcelados, que necesitan desesperadamente apoyo material y pastoral. Hace unos años, en la ciudad de Angark, las Hermanas abrieron otro hogar, donde también atienden a niños de la calle. 

De la misma manera, las Hermanas de las demás congregaciones también se ocupan de todos los necesitados. Dada la labor vital que realizan estas distintas religiosas en la Diócesis de San José de Irkutsk, ACN contribuye regularmente a su sostenimiento básico. Este año nos proponemos ayudar de nuevo, esta vez con un total de 33.300 dólares.

¿Desea usted apoyar la vida y el ministerio de estas religiosas, que trabajan para ayudar a los niños, a los sin techo y a otras personas en Rusia? 

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir sus fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Los fondos donados a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se destinarán a las principales necesidades en nuestros programas para ayudar a mantener viva la Fe.

Code: 427-05-39

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.