“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Apoyo para el apostolado de la juventud en Pakistán

Para los jóvenes cristianos que viven en una sociedad que es 97% musulmana, hay muchos problemas que la gran mayoría no tiene que enfrentar. Por ejemplo, es casi imposible progresar profesionalmente para esas minorías religiosas, que se encuentran en los estratos más bajos de la sociedad, y la mayoría de ellos tienen que trabajar como barrenderos, jornaleros o empleados domésticos. Un nombre cristiano puede ser motivo suficiente para no permitirle el acceso a estudios superiores a la persona que lo porte, mientras que los nombres no musulmanes son vistos no como pakistaníes de pleno derecho, sino como ciudadanos de segunda clase.

Incluso son retratados desfavorablemente en los libros de texto oficiales de las escuelas, y los tantos servicios que realizan los cristianos en nombre del país son ignorados. Además, el islam se promueve en casi todas las áreas de la currícula, sobre todo en la selección de temas de ensayo. A menudo, los alumnos cristianos reciben insultos y son excluidos o presionados para convertirse al islam.

Para las niñas cristianas es aún peor, ya que son doblemente discriminadas por su género. Por su parte, las jóvenes cristianas se enfrentan al peligro real de ser secuestradas y obligadas a casarse con sus secuestradores, lo que también significa una conversión forzosa al islam.

Como respuesta a estos sucesos, la Iglesia católica en Pakistán está trabajando arduamente para alentar a los jóvenes cristianos a que se enorgullezcan de su fe y que den respuestas contundentes y eficaces cuando se enfrentan a los prejuicios y a la ignorancia. 

Muchos niños católicos también asisten a una de las muchas escuelas dominicales dirigidas por la Iglesia, pero los adolescentes también necesitan orientación y apoyo para vivir su fe. Por ello, en noviembre de 2019, la Iglesia católica de Pakistán anunció el “Año de la Juventud” para este 2020, que contendrá una serie de iniciativas diferentes.

Ahora, la Comisión de la Juventud de la Diócesis de Faisalabad está buscando apoyo para su programa de apostolado juvenil. Su objetivo es fortalecer a los jóvenes católicos en su fe y ayudarlos a mantenerse firmes, al tiempo que encuentran el lugar que les corresponde en la sociedad. Ayuda a la Iglesia que Sufre está apoyando esta iniciativa con una contribución de 7.900 dólares.

¿Te unirás a la tarea de ayudar a que los jóvenes cristianos de Pakistán crezcan en su fe?

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 328-08-49

 

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.