“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Estipendios de Misa para cinco sacerdotes contemplativos albertinos en Nicaragua

Los monjes de San Alberto son una joven comunidad monástica de sacerdotes y religiosos contemplativos nacidos en Nicaragua. Hasta hace poco, no había comunidades religiosas contemplativas masculinas en este país centroamericano. Los cinco hombres que han abrazado esta vida religiosa en Estelí, en el norte del país, son bastante jóvenes, con edades comprendidas entre los 30 y los 40 años. Son “pioneros de la vida monástica en su país de origen, y al mismo tiempo un testimonio de la juventud y la vitalidad de la Iglesia en Nicaragua”.

Después de Haití, Nicaragua es el país más pobre de toda América Latina, y la propia Iglesia católica se enfrenta allí a numerosos problemas. Siempre hay muchos desafíos pastorales que enfrentar, y la agitación política de 2018 también provocó un gran sufrimiento a la Iglesia. Las sectas son numerosas y muy activas, y hoy en día, la proporción de católicos es apenas la mitad del total de los 6,1 millones de habitantes del país. Además, una crisis económica afectó mucho a la Iglesia, en particular a las comunidades religiosas contemplativas.

Luego llegó la pandemia de coronavirus, que hizo las cosas aún más difíciles para los hermanos. Ya no pueden aceptar huéspedes en el monasterio, y al mismo tiempo, lo poco que recibían en forma de regalos de la gente se ha agotado por completo. Además, los cinco hombres se contagiaron del virus, uno de ellos tan grave que necesitó cuidados intensivos. El coste de su atención hospitalaria supuso una carga adicional para esta joven comunidad nicaragüense.

A pesar de ello, los hermanos han vivido la pandemia como un tiempo de profundización espiritual. El padre Francisco nos escribió para decir: “Durante este tiempo he experimentado un crecimiento en mi vida de fe”.

ACN ha estado apoyando regularmente a estos jóvenes monjes con estipendios de misa, y recientemente hemos vuelto a ayudar con 6.600 dólares. Los Padres siempre celebran estas Santas Misas por las intenciones de los benefactores que las han dado. De este modo, además de la ayuda concreta y material que se da, se crea un profundo vínculo espiritual entre los benefactores y los sacerdotes que rezan por ellos.

¿Quieres apoyar a estos cinco sacerdotes contemplativos que viven una vida de oración y servicio en la Nicaragua pobre y luchadora? 

Estamos seguros de que ellos recordarán con gratitud su apoyo en sus oraciones.

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir sus fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Los fondos donados a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se destinarán a las principales necesidades en nuestros programas para ayudar a mantener viva la Fe.

Code: 231-06-99

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.