“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Apoya la vida y el apostolado de 70 religiosas en Kazajstán

Support the Life and Apostolate of 70 Religious Sisters in Kazakhstan

Con una superficie de más de 225.000 millas cuadradas, la Arquidiócesis de María Santísima, con sede en Nursultán, capital de Kazajistán, es más grande que toda España. Pero los católicos son solo una pequeña minoría y, dado el tamaño del país, la labor pastoral es difícil. 40 sacerdotes sirven a la diócesis, asistidos por unas 70 religiosas de varias congregaciones. Las hermanas ofrecen instrucción religiosa, cuidan de los necesitados y organizan eventos parroquiales, como días de retiro, campamentos de vacaciones y reuniones juveniles.

Las hermanas vicentinas, que se encuentran a 50 millas al norte de la capital, visitan regularmente los pueblos cercanos, entregan juguetes a los niños y comida a las familias. Mientras que las hermanas de la Congregación de la Divina Misericordia acompañan a los sacerdotes en sus visitas locales; también hospedan y apoyan a las estudiantes de la ciudad.

Ayuda a la Iglesia que Sufre las ha financiado cada año. El arzobispo Tomasz Peta nos dijo: “Estas hermanas religiosas están cerca de Dios y, por lo tanto, permanecen unidas a sus semejantes. Viven por el bien de los demás y actúan como sus intercesoras. Comparten las condiciones de vida de la gente común, para que puedan entenderlas y rezar a Dios en su nombre. Y llevan la vida como todas las personas: cocinan, cuidan su jardín, van al mercado y trabajan con sus manos. En invierno, necesitan calentar su convento; necesitan fortalecer su propia vida espiritual y conocimiento leyendo literatura espiritual. Dado que la Iglesia y el Estado están separados, dependen totalmente de la generosidad y las ofrendas de los fieles. Su apoyo financiero ayuda a liberarlas de las preocupaciones diarias para que puedan dedicarse enteramente a su vocación”.

Este año, una vez más, apoyaremos a las 70 religiosas de la arquidiócesis. Planeamos contribuir con 40.100 dólares.

¿Te unirás a nosotros para ayudarlas? 

Estamos seguros de que te recordarán en sus oraciones de agradecimiento.

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 351-05-39

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.