“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Ayuda a construir una iglesia en el noreste de la India

India

Los Padres son también responsables de una atención pastoral más amplia en la comunidad. Actualmente, 484 familias católicas pertenecen a su centro misionero en Kamda, que pronto obtendrá el estatus de parroquia y será totalmente independiente. A los niños de la comunidad les encanta ir a la escuela dominical, donde pueden aprender más sobre su fe.

En la actualidad, el centro misionero no cuenta con una iglesia propia. La iglesia de la parroquia central de Torpa, también en la India, está demasiado lejos. Por ahora, la Santa Misa en Kamda se celebra al aire libre, junto a un santuario de la Virgen. Mientras tanto, la comunidad dominical ha crecido hasta alcanzar las 500 personas. Cada semana, muchos de ellos caminan de tres a diez millas para asistir a la misa.

La gente anhela una iglesia cercana, pero son demasiado pobres para financiar un proyecto de este tipo por sí mismos. Por ello, Ayuda a la Iglesia que Sufre ofrece una donación de 30 mil cuatrocientos dólares, para que los fieles católicos locales puedan por fin construir su propia iglesia.

¿Contribuirás a la construcción de una iglesia para este centro misionero en el noreste de la India?

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir sus fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Los fondos donados a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se destinarán a las principales necesidades en nuestros programas para ayudar a mantener viva la Fe.

Código: 317-01-19

DONAR

 

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.