“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Reparación de una barca para el trabajo pastoral en la región amazónica de Brasil

Brazil

Cerca del 70 por ciento de la población es al menos nominalmente católica, y la diócesis está dividida en 10 parroquias. El trabajo pastoral aquí conlleva sus propios desafíos, y los fieles católicos deben esperar regularmente los sacramentos, la instrucción religiosa y la ayuda para sus problemas prácticos.

La parroquia de San Francisco Javier incluye numerosas aldeas periféricas, cuarenta de las cuales se encuentran en las orillas de los ríos y solo se puede llegar a ellas en barco. En muchas de estas pequeñas comunidades, los sacerdotes solo pueden visitarlas cada tres meses, mientras que a otras las visitan cada dos años.

Los viajes en barco son lentos y difíciles, y a menudo también peligrosos; los sacerdotes y los misioneros laicos pasan varios días en sus embarcaciones. Y aunque los fieles de Brasil hacen todo lo posible por mantener su vida espiritual, con oraciones y liturgias de la Palabra, no dejan de anhelar las visitas y los sacramentos.

Este trabajo pastoral es imposible sin un barco, y aunque la parroquia tiene uno, actualmente está inutilizado. Han pedido ayuda a Ayuda a la Iglesia que Sufre, y estamos encantados de aportar los 8 mil seiscientos dólares necesarios para su reparación.

¿Desea donar a la Parroquia de San Francisco Javier para que los sacerdotes y los misioneros laicos puedan ir a asistir a las personas en Brasil?

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir sus fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Los fondos donados a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se destinarán a las principales necesidades en nuestros programas para ayudar a mantener viva la Fe.

Código: 212-01-29

DONAR

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.