La India en las garras del COVID-19: “Solo nuestra fe nos hace seguir adelante”

PARA AYUDAR A LA IGLESIA EN LA INDIA A HACER FRENTE AL COVID-19, Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN) ha estado apoyando 27 proyectos (por un valor de más de 450 mil dolares) para apoyar a sacerdotes y hermanas en la India. Estos consisten en apoyo de subsistencia y estipendios de misa para ayudarles a continuar su trabajo durante la pandemia. A principios de mayo, la India contabilizaba 20,3 millones de infecciones y más de 220 mil muertes. El arzobispo de Delhi, Anil Couto, habló con ACN sobre la situación.

¿Cómo vive su país una situación en la que se producen muchos miles de nuevas infecciones cada día?

La situación es muy angustiosa, muy incierta para la gente, un momento de dolor, sufrimiento y ansiedad para todos porque no sabemos quién será el siguiente, cómo se propagará el virus e infectará a la gente y cómo podremos salvarnos de la infección. No sabemos cómo se desarrollará el día siguiente. Solo nuestra fe nos hace seguir adelante.

¿Por qué es tan grande esta segunda oleada?

Durante todo el mes de abril se celebraron elecciones de la Asamblea en cinco estados diferentes de nuestro país. Se celebraron enormes mítines políticos sin tener en cuenta los protocolos de COVID-19. Esto también se debió a que algunos de nuestros principales líderes políticos estaban totalmente involucrados en las campañas. También se permitió la celebración de una reunión religiosa llamada Kumbh Mela, que atrae a millones de peregrinos, y no se aplicaron los protocolos. Provocamos las infecciones porque no tomamos suficientes precauciones. Nos lo tomamos a la ligera. Por lo tanto, ahora estamos pagando el precio por ello.

Hemos sabido que solo en la India han muerto 14 sacerdotes católicos entre el 20 y el 23 de abril. ¿Cuál es la situación en su diócesis?

Han muerto tres hermanas, una de ellas tenía solo 50 años; murió repentinamente. También hemos perdido a miembros del laicado; eran muy activos tanto en la parroquia como a nivel diocesano; pero ningún sacerdote hasta ahora, gracias a Dios. Hace apenas unos días celebramos nuestra reunión virtual de dos días del Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de la India, compuesto por unos 40 obispos. Compartimos lo que estamos viviendo, pero todavía no hemos empezado a recopilar nuestros datos de cuántas personas han muerto en cada diócesis, porque es demasiado doloroso pedir cifras en este momento.

La Iglesia en la India proporciona ayuda de emergencia

¿Y la atención sacramental a los fieles?

No podemos dar la unción de los enfermos, es imposible que el afectado por el COVID-19 reciba este sacramento. Además, desgraciadamente, si la persona muere, no es posible que el sacerdote se acerque al cuerpo.

El sacerdote debe llevar el traje completo de EPI (equipo de protección personal) y recitar las oraciones a distancia. Así que esta es la triste situación de las víctimas del COVID-19. Es muy doloroso para la familia también; yo mismo lo he experimentado. Ningún miembro de la familia puede venir al funeral, tampoco. Estamos haciendo todo lo posible para ver de qué manera podemos dar consuelo y consolación a nuestra gente a través de los medios de comunicación virtuales. Tenemos algunos vídeos y un equipo de consejeros que se han presentado desde el año pasado para ayudar a la gente a superar su dolor. Pero estas son solo algunas cosas muy pequeñas que podemos hacer. Es solo una gota en el océano.

¿Podría hablar a nuestros benefactores de la importancia del trabajo pastoral en estos tiempos de crisis?

No se puede exagerar la importancia del trabajo pastoral en estos tiempos de crisis. Cuanto más hagamos, es cada vez más necesario. Me alegro de que en la arquidiócesis de Delhi, nuestros párrocos desde el comienzo de la pandemia a principios de 2020, hayan tratado de llegar a su gente con visitas a las familias, bendiciones de casas, apoyo en tiempos de enfermedad y muerte, misas virtuales, reuniones regulares del consejo parroquial y otras asociaciones. Se han tomado medidas incluso para la comunión y el sacramento de la reconciliación. Precisamente ahora, con la nueva ola de COVID-19, volvemos a estar en plena modalidad virtual. Todas las Comisiones de la Arquidiócesis, la Comisión de Juventud y Catequesis en particular, han estado realizando sesiones online.      

— Sebastián Moll y María Lozano


Para escuchar un llamado a la oración por el país, por favor haga clic aquí.