COMPARTIR:

Un auto para los Padres Palotinos en Ucrania

Los Padres Palotinos trabajan en Ucrania desde 1993. Dirigen dos parroquias, en Bilohirja y en Yampol, a unas 14 millas de distancia. La parroquia de Bilohirja cuenta con un centenar de fieles y en ella se celebra la Santa Misa todos los días. En Yampol, la misa se celebra los domingos y los días festivos. Los Padres también atienden a los fieles católicos locales que, por una razón u otra, no pueden asistir, y en Bilohirja hay un hogar para niños, dirigido por monjas. Y desde que empezó la guerra en febrero de este año, su labor se ha multiplicado. En la parroquia se ha dado cobijo a 500 refugiados, y actualmente quedan 17.

El padre Pawel Goraj, párroco, explica: “Son mujeres y niños que han huido de los horrores de la guerra en Ucrania. Atender a estas personas exige mucho tiempo y compromiso personal, y les servimos de diferentes maneras, que también implican frecuentes viajes en coche.” Además, el padre Goraj también ha participado como capellán en el servicio cristiano de ambulancias.

Las parroquias necesitan urgentemente un coche, no solo para su trabajo habitual, sino también porque el padre Goraj se desplaza ahora a regiones en guerra para ayudar a los necesitados de Ucrania. Tenían uno, pero cuando el padre Goraj volvía a casa de una expedición, otro conductor lo golpeó y lo dejó totalmente destrozado, por lo que deben conseguir un sustituto para cumplir con sus obligaciones. Y dadas sus pesadas cargas y las malas condiciones de las carreteras, necesitan un vehículo robusto y resistente. Nos hemos ofrecido a ayudar con una contribución de $15.000 dólares.

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir sus fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Los fondos donados a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se destinarán a las necesidades más urgentes de nuestros programas para ayudar a mantener viva la Fe.

DONAR PARA TRANSPORTE

Scroll to Top
Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.