“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Un barco para el trabajo pastoral en Brasil

La Prelatura de Itacoatiara, situada en el Estado de Amazonas, en el norte de Brasil, tiene una superficie de más de 22.000 millas cuadradas, que es casi el doble del tamaño de New Jersey. En esta región, los ríos son las vías centrales, ya que no hay muchas carreteras, y volar es demasiado caro. Las distancias entre las ciudades son enormes, hasta 1.250 millas por río. Y los pocos sacerdotes de la zona solo pueden visitar los pueblos más remotos 1 o 2 veces al año.

Dadas estas distancias y la escasez de clérigos, los sacerdotes se centran principalmente en la administración de los sacramentos, mientras que los misioneros laicos que los apoyan ayudan proporcionando instrucción religiosa a la gente. 

La Parroquia de Cristo Rey se encuentra en la ciudad de Itacoatiara y tiene 48 subparroquias y dependencias. 5 de ellas están en islas de Brasil, en el río Amazonas; 30 se encuentran a lo largo de las orillas del río Ariari, un afluente del Amazonas. Las actividades pastorales de estas comunidades incluyen la Liturgia de la Palabra, sesiones de catequesis, preparación para los sacramentos e instrucción sanitaria básica. La gran mayoría de las subparroquias y de las estaciones de servicio tienen capillas propias, pero algunas son demasiado pobres para poder construir una. 

Desafortunadamente, la parroquia solo tiene una lancha a motor, con un motor de 70 Hp y una capacidad de 7 personas. El viaje río arriba es largo la comunidad más alejada está a 10 horas y el barco que se compró es de segunda mano. Construido mediante la combinación de dos barcos más pequeños, no es totalmente estable en el agua, y con los años se ha vuelto cada vez menos fiable. Cuando las aguas están altas, los árboles caídos son a menudo arrastrados río abajo y representan un peligro real: si golpean el barco, este podría romperse. Además, el costo del combustible también es una carga pesada. 

Ahora, con la ayuda de Ayuda a la Iglesia que Sufre, la parroquia planea comprar un nuevo barco con casco de aluminio, mucho más robusto y capaz de transportar 8 o 9 pasajeros. Además de ser más seguro, esto facilitará considerablemente el trabajo pastoral. Por eso, les hemos prometido 32.600 dólares para este barco.

¿Te unirás a nosotros para apoyar el trabajo pastoral en Brasil? 

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 212-01-29

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.