“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Un auto para la labor pastoral en Guatemala

La Diócesis de Quiché, en el noroeste de Guatemala, se vio gravemente afectada por la guerra civil que asoló el país en las décadas de 1980 y 1990. Hasta el día de hoy, la gente está profundamente marcada por estos eventos.

Hay muchos pueblos indígenas que viven en estas regiones montañosas. Antes de la guerra civil, la mayoría de ellos eran católicos, pero la salvaje persecución por parte del Gobierno dejó profundas cicatrices y actualmente apenas el 40 % de la población es católica mientras que las sectas protestantes se están extendiendo rápidamente. Por lo tanto, es de vital importancia proporcionarle a la gente un sólido apoyo pastoral, para que continúen sintiéndose vinculados a la Iglesia.

La parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, en el pueblo de Chel, fundada recientemente en el año 2018, es una de las más pobres y aisladas de la diócesis, con el agravante de que las carreteras están en muy malas condiciones. El padre Francisco Vázquez Gómez, un joven sacerdote, atiende aquí a unas 30.000 personas que provienen de más de 24 pueblos diferentes, algunos de ellos ubicados a más de 100 millas del centro parroquial. En la actualidad, solo tiene un viejo auto que ya no puede hacer frente a las pésimas condiciones de la carretera y necesita ser reemplazado urgentemente.

Es por eso que nos gustaría colaborar con una contribución de 21.600 dólares.

¿Puedes ayudar al padre Gómez a comprar un auto para su ardua labor pastoral en las montañas de Guatemala?

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 219-01-29

CONTAMOS CON TU APOYO

 

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.