“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Apoyar el Apostolado de la Juventud y la Familia de los Hermanos en Etiopía

En Etiopía hay 80 grupos étnicos muy diferentes entre sí, con culturas e idiomas muy diversos. Alrededor del 58% de los 100 millones de habitantes del país son cristianos ortodoxos de rito etíope, mientras que los católicos son apenas el 2%. Pero mientras que la Iglesia católica es técnicamente una minoría, mantiene un gran número de escuelas, jardines de infancia y centros de atención social. 

Los Salesianos de Don Bosco están proporcionando importantes servicios en 5 regiones diferentes de Etiopía. Están presentes en el país desde 1975 y se centran, ante todo, en proporcionarles refugio, educación y formación profesional a los jóvenes desfavorecidos. La congregación también dirige la Parroquia de Nuestra Señora, Auxilio de los Cristianos en el norte de Etiopía. Esta parroquia se estableció en 1990 y atiende a casi 220 fieles, la mayoría de los cuales viven de forma precaria. El ingreso familiar promedio oscila entre los 35 y los 70 dólares.

Los salesianos basan su trabajo en 3 pilares principales: los niños, los jóvenes y las familias. Ayuda a la Iglesia que Sufre se ha ofrecido a ayudarlos con una contribución de 16.100 dólares para el año 2020.

¿Ayudarás con la labor de apostolado juvenil y familiar de los hermanos salesianos en Etiopía?

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 118-01-49

DONATE

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.