“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Ayuda a las familias que huyen de los terroristas en Burkina Faso

Los cristianos constituyen una minoría diminuta y muy dispersa en el norte de Burkina Faso, donde el 95% de la población es musulmana. Desde 2015, la región ha estado plagada de terrorismo, dejando más de 750.000 personas sin hogar y más de 1.000 escuelas cerradas. La crisis continúa actualmente, con un promedio de 4.000 personas que huyen diariamente de las masacres y los secuestros. 

Entre las muchas personas que se han visto obligadas a huir se encuentran los catequistas laicos de la Diócesis de Dori, junto con sus familias. Algunos han podido encontrar refugio y trabajo en las demás parroquias de Burkina Faso, pero algunos de ellos solo hablan el idioma gourmantché regional, lo que significa que no pueden trabajar en otros lugares. Otros han sufrido grandes pérdidas: 1 catequista, Philippe, era padre de 7 hijos y fue asesinado en febrero.

18 familias necesitan ayuda ahora para reconstruir sus vidas en la diócesis de Dori. Ayuda a la Iglesia que Sufre ha ofrecido un total de 32.400 dólares para comida, alojamiento, atención médica, ganado y otros artículos de primera necesidad que les permitan mantenerse.

La Iglesia en África sería inimaginable sin estos catequistas laicos, especialmente donde los fieles están alejados y no pueden ver a los sacerdotes con regularidad. 

¿Nos ayudarás a apoyar a las familias de catequistas forzadas a abandonar sus hogares por los terroristas islamistas en Burkina Faso? 

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 125-07-59

DONATE

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.