“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Apoya a las hermanas religiosas en Benín

Las hermanas Helène y Epiphanie provienen de Togo y pertenecen a la Congregación de las Hermanas Catequistas Misioneras del Sagrado Corazón. Desde julio de 2018, han estado viviendo y trabajando en Parakou, una gran ciudad dinámica y en desarrollo del norte de Benín. 

Hay muchos grupos étnicos diferentes que viven en Parakou. La mayoría de la población es musulmana, pero como la ciudad está situada en un importante cruce de carreteras y es de fácil acceso, la congregación tiene allí su casa de formación desde 1997, donde recibe a las jóvenes hermanas africanas.

En la actualidad, hay 5 religiosas jóvenes. Todas proceden de familias humildes y la mayoría de ellas vive muy lejos. Debido a las necesidades de su entorno, incluso de la parroquia local, estas hermanas necesitan apoyo externo si quieren continuar con su labor de oración, instruyendo a jóvenes y adultos en la fe, y visitando a los enfermos y ancianos para llevarles la Sagrada Comunión.

En Ayuda a la Iglesia que Sufre comprendemos su situación y por eso queremos apoyarlas: el próximo año proponemos entregarles 2.200 dólares a las hermanas Helène y Epiphanie para la formación adecuada de las religiosas más jóvenes.

¿Ayudarás para que las hermanas Helène y Epiphanie continúen con su gran labor?

Estamos seguros de que te recordarán en sus oraciones de agradecimiento.

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 117-05-39

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.