“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Apoya la vida y el ministerio de 63 hermanas religiosas en la India

Las monjas de la Diócesis de Roukela, de la India, escribieron: “No podemos salvar al mundo entero, pero al menos podemos ayudar a la gente de aquí entre la que vivimos y trabajamos”. Roukela está situada en el norte del Estado de Odisha, antes Orissa, y 63 hermanas tienen su sede allí. Normalmente, trabajan en escuelas o parroquias locales, pero ahora están ocupadas por la pandemia, ayudando a los que más sufren. Cuidan de los enfermos, los ancianos y los discapacitados, así como de los trabajadores migrantes, que de repente se han encontrado sin trabajo y sin nada de qué vivir.

Las hermanas hacen todo lo que pueden para ayudar. Algunas están ocupadas cosiendo cientos de metros de material en mascarillas protectoras, que luego distribuyen a los necesitados. Pero el material no es barato, y también necesitan desinfectantes y guantes para prevenir la continua propagación del virus. 

Como las escuelas también están cerradas a causa de la pandemia, las hermanas que trabajaban como maestras no han recibido ningún pago durante meses, y sus salarios son la principal fuente de ingresos de la congregación.

Dadas estas dificultades y el buen y necesario trabajo que hacen, Ayuda a la Iglesia que Sufre ha ofrecido colaborar con 11.300 dólares. 

¿Ayudarás a la vida y el ministerio de las hermanas que cuidan de los pobres, enfermos y ancianos de la India?

Estamos seguros de que te recordarán en sus oraciones.

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 317-05-39

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.