“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Apoyar a 16 monjas contemplativas en Perú

Perú es el tercer país más grande de Sudamérica, con una población mayoritariamente indígena de 32 millones de habitantes y una topografía que incluye la cordillera de los Andes y la selva amazónica.

Perú se ha visto muy afectado por la pandemia del COVID-19. El país respondió pronto, con una serie de restricciones, pero un año después se han registrado 1,7 millones de infecciones y más de 57 mil muertes. El virus ha agravado aún más la crisis económica y las tensiones sociales del país. La pobreza es absoluta en las zonas rurales, y muchas personas están emigrando a las ciudades, donde ya los problemas de drogadicción y las familias desintegradas ya abundan.

Peru

La Prelatura Apostólica de Ayaviti se encuentra en el sur de Perú y tiene una superficie de más de 12 mil quinientos kilómetros cuadrados. Allí viven cerca de 300 mil personas, y algunas partes de esos territorios se encuentran entre las regiones más pobres y abandonadas del país.

Y aunque el 85% de la población se identifica como católica, muchos se sienten alejados de la Iglesia, en parte porque hay muy pocos sacerdotes para servirles. Solo hay 20 sacerdotes para 21 parroquias, y la prelatura también carece de catequistas y religiosas. Como resultado, la gente sabe muy poco sobre su fe.

El antiguo obispo de la región —y ahora obispo emérito pues se retiró en abril de este año— Kay Martin Schmalhausen, ve aún signos de esperanza. Las Monjas Contemplativas de la Orden Trinitaria están establecidas en la prelatura desde 2011, y desde entonces su número ha crecido de 4 a 16 hermanas.

Las religiosas llevan una vida de clausura y se dedican a la oración, a través de la cual apoyan el trabajo de la parroquia. Como escribe el obispo: “Vemos con alegría que las vocaciones a la vida de clausura van en aumento y traen consigo mayores bendiciones.”

Y como ha hecho en el pasado, el obispo nos ha pedido que apoyemos a estas Hermanas en su vida y su apostolado. Nos complace prometerle 5 mil trescientos dólares.

¿Se unirán a nosotros para apoyar a estas 16 monjas contemplativas en el Perú?

Estamos seguros de que ellas se acordarán de ti en sus oraciones.

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir sus fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Los fondos donados a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se destinarán a las principales necesidades en nuestros programas para ayudar a mantener viva la Fe.

Código: 234-06-39

DONAR

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.