“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Apoyar la formación de seminaristas en la República Checa

Czech Republic

Estos futuros sacerdotes ya han tenido la oportunidad, durante la pandemia del coronavirus, de dar testimonio de su fe católica a la población de su país. Han visitado los hospitales, ofreciendo su servicio a los enfermos, y ayudando en la fabricación de máscaras protectoras para la gente. La República Checa es uno de los países más afectados por la pandemia, tanto en Europa como en el resto del mundo. Según las cifras oficiales, a mediados de marzo de 2021 se habían infectado 1 millón cuatrocientas cincuenta mil personas de una población de 10 millones seiscientos mil habitantes, es decir, casi una persona de cada siete. El arzobispo de Praga, el cardenal Dominic Duka, llegó a conceder al seminario de Praga la Medalla de Oro de San Adalberto, en reconocimiento a los valientes y desinteresados actos de servicio de sus seminaristas.

Ayuda a la Iglesia que Sufre está apoyando a estos sacerdotes para su formación en el seminario de Praga, como hacemos regularmente. Este año, la donación es de 5 mil cuatrocientos dólares.

¿Apoyarás la formación de estos futuros sacerdotes en la República Checa?

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir sus fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Los fondos donados a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se destinarán a las principales necesidades en nuestros programas para ayudar a mantener viva la Fe.

Código: 430-02-79

DONAR

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.