“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Un vehículo para los padres capuchinos de la parroquia de San Miguel en Kpassa, Ghana

La nación de Ghana, en África Occidental, tiene una población de casi 29 millones de habitantes, de los cuales aproximadamente el 70 por ciento son cristianos. La mayoría pertenece a diferentes denominaciones protestantes, mientras que el 15 por ciento son católicos. Entre los restantes seguidores de las religiones tradicionales africanas, hay muchos que se interesan por el cristianismo. Para ellos, la Buena Nueva de Cristo significa la liberación de su miedo a la brujería y a los espíritus malignos.

Ghana

Una nueva parroquia floreciente, en la que muchas personas se están convirtiendo a la fe católica, es la Parroquia de San Miguel en Kpassa. Esta ciudad de unos 45 mil habitantes está situada en el este del país, a unos 250 kilómetros de Accra, la capital. En 2008, los Padres Capuchinos establecieron aquí un centro misionero, que en 2010 fue elevado a la categoría de parroquia.

En la actualidad, la parroquia incluye 34 aldeas periféricas, y ya se han establecido 17 misiones periféricas: pequeñas comunidades católicas, cada una de ellas acompañada por dos catequistas. Los sacerdotes visitan regularmente estos pueblos para celebrar la Santa Misa y administrar los sacramentos. Mientras tanto, otras cuatro aldeas están en proceso de convertirse en centros misioneros similares. Algunas de estas misiones se encuentran a 28 millas del centro de la parroquia.

Hay otras aldeas que están tan alejadas que todavía no ha sido posible anunciar el Evangelio allí. El estado de las carreteras puede ser muy deficiente, y en la temporada de lluvias muchas de estas vías se convierten en ríos de barro casi intransitables. Lo que se necesita aquí es un vehículo todoterreno, potente y robusto, pero por ahora, los tres sacerdotes capuchinos de la parroquia solo tienen una moto y un auto viejo entre sus vehículos de transporte. Esto es mejor que nada, pero significa que no pueden atender a las zonas periféricas con la intensidad que necesitan, ni tampoco visitar regularmente los demás pueblos periféricos. Esto es motivo de preocupación para los Padres, ya que significa no solo que la gente está abandonada a sí misma en sus necesidades espirituales, y a menudo también en las sociales, sino que también existe la preocupación por un aumento de las sectas, allí donde la Iglesia no puede hacer presencia físicamente.

El párroco, el padre Robinson Melkis, ha acudido a Ayuda a la Iglesia que Sufre en busca de ayuda para conseguir un vehículo todoterreno adecuado. Como dice en su carta, estas visitas pastorales son esenciales para “mantener viva la llama de la fe cristiana en los corazones de los fieles”.

Necesita otros 12 mil doscientos dólares para poder comprar este vehículo, y ya hemos prometido esa suma de dinero.

¿Ayudarás a contribuir para que el padre Melkis pueda tener un vehículo que le permita visitar las aldeas más remotas de los alrededores de su parroquia en Ghana?

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir sus fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Los fondos donados a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se destinarán a las principales necesidades en nuestros programas para ayudar a mantener viva la Fe.

Código: 121-01-29

DONAR

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.