“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Un automóvil para las hermanas dominicas en Bielorrusia

En 1992, casi inmediatamente después del colapso de la Unión Soviética, 3 hermanas dominicas de Polonia fueron a Bielorrusia y comenzaron su apostolado en la ciudad de Baranovichi. Evidentemente, su ejemplo fue poderoso: la Orden tiene un número significativo de vocaciones locales, con no menos de 18 hermanas procedentes de Bielorrusia y más mujeres jóvenes esperando para unirse.

Las hermanas, dentro de la parroquia, tienen varios deberes. Son sacristanes y oficinistas parroquiales; trabajan con niños y jóvenes, así como con enfermos y ancianos. Un centenar de personas asisten a sus clases de catecismo; llevan a los enfermos a la iglesia o les traen la Santa Comunión; y, en Navidad, preparan regalos para los necesitados. Actualmente, Baranovichi tiene 170.000 habitantes. 

Las 3 hermanas de Baranovichi disponen de un automóvil de 10 años de antigüedad, que es cada vez menos seguro. Necesitan urgentemente un vehículo fiable, ya que además de sus deberes pastorales ordinarios viajan cientos de millas a otros centros diocesanos para retiros y sesiones de formación continua. Ellas no pueden comprar uno nuevo, por lo que han recurrido a Ayuda a la Iglesia que Sufre en busca de ayuda.

Un auto con un maletero más grande sería de gran utilidad, ya que a menudo transportan muchas cosas, como los regalos de Navidad. Hemos prometido ayudar a las hermanas con una contribución de 11.100 dólares.

¿Ayudarás a las hermanas dominicas de Bielorrusia a comprar el automóvil que tanto necesitan para llevar a cabo su ministerio?

¡Las hermanas agradecen de antemano y te mantendrán presente en sus oraciones!

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 439-05-29

 

CONTAMOS CON TU DONACIÓN

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.