“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Ayuda para la formación de jóvenes carmelitas en la República Centroafricana y Camerún

A los 5 años de edad, Jean-Thierry Ebogo, de Camerún, ya sabía que quería ser sacerdote. Para él, significaba lo mismo que “ser Jesús”. Pero en 2004, solo un año después de entrar en la orden de las carmelitas como novato, detectaron un tumor maligno en su pierna derecha. Ni siquiera la amputación fue suficiente para salvarlo.

En la Fiesta de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre de 2005, con un permiso especial, se le permitió hacer sus votos finales en su habitación del hospital. Su única preocupación era si todavía tendría tiempo para ser ordenado al sacerdocio. Soportó el dolor intenso con una sonrisa y ofreció todo por las vocaciones sacerdotales y religiosas.

“Solo quiero ser curado para poder convertirme en sacerdote”, dijo. Pero su deseo de toda la vida no se cumplió, ya que murió poco después, a los 23 años.

Antes de su muerte, el joven Jean Thierry Ebogo había prometido legar a África una verdadera “lluvia” de vocaciones sacerdotales. Parece haber cumplido su palabra: los frailes Carmelitas Descalzos del Camerún, y especialmente de la vecina República Centroafricana, devastada por la crisis, han sido bendecidos con numerosas vocaciones.

Actualmente, hay 29 jóvenes carmelitas de la República Centroafricana y 17 de Camerún que están recibiendo su formación religiosa en los distintos centros de Bangui, Bouar y Yaundé. Hemos apoyado regularmente su formación y esperamos ayudarlos de nuevo este año, con una contribución de 30.800 dólares, para que estos 46 jóvenes religiosos puedan seguir su vocación.

El padre Federico Trinchero, prior del monasterio carmelita de Bangui, nos ha escrito recientemente: “La Iglesia en la República Centroafricana está celebrando el 125 aniversario de su primera evangelización”.

“Le agradecemos su constante y generosa ayuda para proporcionar una sólida formación humana y espiritual a estos jóvenes carmelitas tanto en la República Centroafricana como en Camerún. En un futuro no muy lejano, serán llamados a continuar el trabajo iniciado por los misioneros extranjeros”.

¿Te unirás al apoyo de los jóvenes carmelitas de la República Centroafricana y Camerún? Estamos seguros de que te recordarán en sus oraciones de agradecimiento.

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 199-02-79

 

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.