“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Ayuda para la formación de los seminaristas en Brasil

Actualmente, 27 jóvenes se están formando para servir a Dios en la Diócesis de Río Branco, en Brasil. La vida que les espera como sacerdotes no será nada fácil, ya que en gran parte su diócesis se encuentra en la selva tropical brasileña, que cubre más de 40.000 millas cuadradas, y el acceso a muchos pueblos solo es posible por el río.

Su vocación es fruto de las décadas de trabajo incansable del misionero italiano padre Paolino Baldassarri. Incluso a los 90 años, el padre hizo largos viajes al desierto en una pequeña canoa para visitar comunidades remotas. Como no sabía nadar, llevaba un chaleco salvavidas en todo momento. También era médico y continuó ejerciendo la medicina en su vejez, para ayudar a innumerables pacientes.

La primera semana de su estancia en la región, hace casi medio siglo, de inmediato cayó víctima del paludismo. Milagrosamente, sobrevivió y poco después comenzó a visitar los asentamientos de la selva. Debido a la escasez de sacerdotes en la región, muchas familias se habían alejado de la fe católica, pero el padre Paolino los recuperó. Murió en 2016, considerado como un santo.

Hoy, la fe del pueblo está nuevamente en peligro porque los 40 sacerdotes que luchan por atender a los más de 450.000 fieles católicos en esta vasta e inaccesible región solo pueden visitar pocas de las aldeas y asentamientos más remotos. Mientras tanto, algunas sectas se expanden rápidamente, al parecer bien financiadas, le dedican poco tiempo a la formación de sus predicadores y le prometen curaciones milagrosas a todo el pueblo.

En este sentido, los 27 futuros sacerdotes son un gran rayo de luz y esperanza para la Iglesia. Ayuda a la Iglesia que Sufre está apoyando su formación en la diócesis con un total de 11.600 dólares este año. 

¿Apoyarás la formación de estos futuros sacerdotes en Brasil?

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe. 

Code: 212-04-79

 

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.