“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Ayuda a finalizar la construcción de un centro parroquial en Ucrania

En Ucrania, la Iglesia todavía sufre las consecuencias de la persecución soviética. Muchas de las propiedades de la Iglesia que fueron confiscadas por los comunistas aún no han sido devueltas; otras sí, pero en un estado lamentable. Solo es posible repararlas y restaurarlas poco a poco o, cuando ya no se pueda, construir nuevas iglesias que las reemplacen.

La parroquia católica de Santa Catalina de Alejandría, de rito latino, está situada en Voyutychi, en el distrito de Lviv, Ucrania, y fue reabierta en 1990, después de ciertos cambios políticos. Sin embargo, restaurar completamente la iglesia ha sido un gran esfuerzo. El presbiterio, en cambio, estaba en tan malas condiciones que solo podía ser demolido.

Hasta el día de hoy, los sacerdotes viven en condiciones de hacinamiento sobre la sacristía de la iglesia, ya que no tienen otro lugar donde alojarse. Tampoco hay un lugar adecuado para las numerosas actividades de esta animada comunidad parroquial, que sirve a 148 familias. Hasta ahora, todas estas iniciativas los grupos infantiles y juveniles, el grupo de monaguillos, el club de ancianos, la Legión de María, el coro de la parroquia, entre otras han tenido que afrontar las condiciones desfavorables que dificultan el trabajo.

Teniendo en cuenta esta situación, se decidió construir un nuevo centro parroquial que ofreciera alojamiento a los dos sacerdotes y, al mismo tiempo, brindara el espacio necesario para que los distintos grupos pudieran llevar a cabo sus actividades.

Los trabajos de construcción ya comenzaron, y el párroco Víctor Palczynski nos pidió ayuda para completar el proyecto. Le prometimos una contribución de 11.200 dólares para que el edificio pudiera funcionar pronto.

¿Nos ayudarás a cumplir la promesa de finalizar la construcción de este centro parroquial en Ucrania? 

Estamos seguros de que el padre Palczynski y sus agradecidos feligreses te recordarán en sus oraciones.

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 438-01-19

DONAR

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.