“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Ayuda para la formación de las hermanas religiosas en Perú

En muchos países de Latinoamérica no existe ningún tipo de ayuda estatal para las personas con alguna discapacidad. Por lo tanto, la mayoría de las familias que viven en la pobreza tienen pocas posibilidades de asistir de manera adecuada a sus hijos con discapacidades. Afortunadamente, la Congregación de las Siervas del Plan de Dios tiene vocación especial para el cuidado de los más pobres y necesitados.

La congregación ha creado escuelas para niños con discapacidades, donde también cuidan ancianos, enfermos y necesitados. Quieren que cada persona se sienta amada y aceptada y que todos puedan descubrir y desarrollar sus talentos individuales. Al mismo tiempo, quieren ayudar a transformar las actitudes negativas de la sociedad hacia las personas con alguna discapacidad.

Las hermanas trabajan no solo en Latinoamérica, sino también en Asia, África, Europa y los Estados Unidos. Su joven congregación tiene muchas vocaciones, y gran parte de las jóvenes religiosas son médicas, abogadas, profesoras y enfermeras calificadas.

Actualmente, hay 31 nuevas hermanas que se están capacitando en Lima, la capital del Perú. Ayuda a la Iglesia que Sufre está ayudando a cubrir los gastos de su formación con una contribución de 17.700 dólares.

¿Apoyarás la formación de estas religiosas para que sirvan a Dios y a las personas con alguna discapacidad?Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 234-05-79

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.