“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Ayuda para la formación de seminaristas en el Perú

En lo alto de los Andes, a más de 10.000 pies, 9 jóvenes se preparan para ser sacerdotes. Viven en la ciudad de Huaraz, que es sede de la diócesis y hogar del seminario diocesano; los católicos de la región están dispersos a lo largo de 5.000 millas cuadradas y son asistidos por 58 sacerdotes.

Help for the Training of Seminarians in Peru

Los seminaristas se necesitan urgentemente, ya que Perú es el país de Latinoamérica que menos sacerdotes tiene. Con el fin de promover la vocación, la diócesis ha puesto en marcha una iniciativa intensiva, ofreciendo días de retiro, actividades vacacionales y encuentros informativos para los jóvenes interesados en la vida religiosa. Los 9 seminaristas que actualmente estudian en Huaraz son el fruto de este esfuerzo.

El rector nos ha escrito diciendo que sus seminaristas están “creciendo en su amistad con Jesucristo” y ya han demostrado que “en un ambiente que tienta a los hombres a alejarse de Dios, han mantenido su fe y han aprendido a dar su vida sin pedir nada a cambio”.

La diócesis ha pedido nuestra ayuda para que estos jóvenes puedan continuar su camino hacia el sacerdocio. Ya hemos destinado 2.900 dólares para su formación y planeamos aumentar la colaboración.

¿Apoyarás la formación de los futuros sacerdotes del Perú? Estamos seguros de que lo agradecerán y te recordarán en sus oraciones.

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 234-02-79

 

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.