“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Ayuda para la vida y el ministerio de las hermanas redentoristas en Ucrania

En la década de 1930, 12 niñas ucranianas comenzaron los preparativos para el primer convento redentorista del país, pero su apertura se retrasó indefinidamente por el estallido de la Segunda Guerra Mundial y la persecución soviética. Finalmente, su sueño se realizó en 2016, cuando 3 hermanas redentoristas fundaron con éxito un convento en Ucrania.

Actualmente, las religiosas trabajan en una vivienda que solo puede albergar a 8 personas. Pronto, otra hermana se unirá a ellas, y las jóvenes de la zona han expresado su interés en ingresar al convento. Sin embargo, debido a lo pequeño del lugar, deben esperar para admitir a las candidatas.

Las hermanas están agradecidas por su vocación y por la fundación del convento en Ucrania, donde los fieles locales buscan su consejo y rezan con ellas constantemente. Pero, a pesar de la austeridad con la que viven, no es fácil para ellas llegar a fin de mes, sobre todo porque los precios suben sin cesar. Es por eso que les hemos prometido la entrega de 2.300 dólares para su apostolado y sus necesidades personales.

¿Ayudarás a las hermanas de Ucrania? 

Estamos seguros de que te recordarán en sus oraciones de agradecimiento.Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 438-06-39

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.