“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Ayuda a las religiosas contemplativas en Burkina Faso

La Congregación de las Hermanas de María Morgenstern se fundó en el año 2014, en España. Aunque todavía es muy joven, ha tenido un crecimiento considerable y ya cuenta con 300 hermanas y cerca de 350 oblatos vinculados. Los oblatos son personas de diferentes ámbitos, especialmente familias, jóvenes y sacerdotes, que se esfuerzan por vivir su cotidianidad a partir de la espiritualidad de esta congregación y en espíritu de unidad con las hermanas.

Las hermanas llevan una vida contemplativa de oración, pero a diferencia de otras comunidades de este estilo no viven en clausura, sino “en el corazón del mundo”, como ellas describen. Cultivan la oración silenciosa y la adoración eucarística, organizan retiros para todos los que estén interesados, así como vigilias de oración para jóvenes e invitan a la gente de los alrededores a rezar y a participar la Santa Misa junto a ellas.

En Uagadugú, capital de Burkina Faso, está ubicado otro convento de la congregación, donde viven 7 religiosas que provienen de Burkina Faso, Francia, Costa de Marfil, Camerún e incluso Taiwán. Son muy queridas por la población local y especialmente a los niños les gusta rezar con ellas. Muchas jóvenes aceptan con felicidad la invitación de estudiar allí y de profundizar su fe a través de la lectura en común de las Escrituras, y algunas de ellas están considerando ingresar a la congregación. Otras están aprendiendo costura y bordado, con la ayuda de las religiosas.

Un desafío constante para las hermanas, dado que Burkina Faso es uno de los países más pobres del mundo, es ganarse el sustento. Para obtener ingresos, fabrican velas, tejen telas y elaboran artesanías. Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos y de su modesto estilo de vida, estos ingresos no son suficientes para que puedan llegar a fin de mes.

Desde Ayuda a la Iglesia que Sufre proponemos ayudar a estas 7 hermanas con una contribución de 5.500 dólares para el próximo año. 

¿Ayudarás junto con nosotros a esta comunidad de hermanas contemplativas en Burkina Faso? 

Estamos seguros de que te recordarán en sus oraciones de agradecimiento.

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 125-06-39

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.