“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Un centro de evangelización para jóvenes en Benín

Benín es un país de África, complejo y variado. Mientras que la población del norte es mayoritariamente musulmana y los cristianos solo constituyen una pequeña minoría, la población del sur está formada principalmente por cristianos y seguidores de las religiones tradicionales africanas.

El vudú sigue siendo popular y la superstición está muy extendida, incluso entre muchos cristianos. Por ello, es necesario profundizar constantemente en su fe, lo que hace que la formación religiosa sea una de las principales prioridades de la Iglesia local. Por este motivo, en 2014 se creó una escuela especial de evangelización en Cotonú, capital económica y administrativa —aunque no oficial— del país y también sede del Gobierno, que se encuentra en el extremo sur del país, en la costa atlántica.

La escuela está destinada a jóvenes de entre 18 y 30 años. Se la conoce como el proyecto “Jeunesse Bonheur” (“Felicidad Juvenil”) y recibe regularmente el apoyo de la Ayuda a la Iglesia que Sufre. Su nombre deriva del conocido proyecto “Jeunesse Lumière” (“Luz de la Juventud”) de Francia, establecido inicialmente por el conocido sacerdote Daniel Ange.

En el marco de este proyecto, los jóvenes participantes pasan un año entero viviendo juntos su fe, conociéndola mejor y descubriendo cómo transmitirla con alegría a los demás. Estos jóvenes van a las escuelas y visitan a las familias, a las personas en prisión y a los ancianos, y comparten su fe con todos los que estén dispuestos a escuchar, entre otras actividades.

Esta “escuela de evangelización” hace de la Iglesia en Benín una especie de pionera dentro del África, en la que los jóvenes han podido participar en sus diversos programas desde 2014. A su vez, cabe destacar que ha dado muchos frutos tangibles. Por ejemplo, de los jóvenes que participaron de su programa durante los primeros 4 años, no menos de 12 han entrado en el seminario y 5 en una orden religiosa. Varios han pasado a establecer sus propias familias cristianas, mientras que otros han encontrado trabajo en el ámbito de la Iglesia y ahora participan activamente en ella.

La escuela de evangelización se estableció inicialmente de forma provisional. Sin embargo, esto no ha disminuido el entusiasmo de los implicados, pero a largo plazo el centro necesita instalaciones apropiadas, sobre todo para poder acoger a más participantes. En el futuro, también se espera que se acerquen jóvenes de otros países africanos para participar en el programa.

Actualmente, por etapas, se está construyendo un nuevo edificio. La primera sección es el bloque de alojamiento para los jóvenes. Ayuda a la Iglesia que Sufre ha prometido 55.200 dólares para el costo del proyecto.

¿Puedes ayudar junto a nosotros al centro de evangelización para jóvenes en Benín?Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 117-00-49

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.