En México, un Diálogo Nacional por la Paz

“Nuestro trabajo se sustenta en el dolor de las víctimas. Queremos hacerles saber que no están solas, que en México hay energía, generosidad e inteligencia suficientes para transformar nuestra realidad y superar este periodo oscuro que tanto daño nos ha hecho a todos”, afirma monseñor Ramón Castro, obispo de Cuernavaca, secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano y participante en el recién celebrado Diálogo Nacional por la Paz.

La iniciativa es una respuesta a la violencia en el país, uno de los más peligrosos del mundo. El Observatorio Nacional Ciudadano reportó 15.560 asesinatos en el primer semestre de 2023. En 70.2 por ciento de esos casos, las víctimas fueron asesinadas con armas de fuego, cuyo uso ha aumentado en 52 por ciento durante la actual administración. Y la impunidad de los perpetradores ha causado sufrimiento adicional.

Homenaje al padre Joaquín Mora y al padre Javier Campos

Las desapariciones también ocurren con frecuencia. Entre el 1 de diciembre de 2018 y el 30 de junio de 2023 se han reportado 43.119 personas desaparecidas, y ninguna ha sido encontrada. Y la violencia doméstica también ha aumentado bruscamente, alcanzando cifras récord en el primer trimestre de 2023, con dos investigaciones abiertas cada dos minutos.

La Iglesia no se libra de esto. Cinco sacerdotes han sido asesinados en los últimos dos años, y la víctima más reciente fue el padre Javier García Villafaña, asesinado el 22 de mayo. El día anterior, el arzobispo de Durango, monseñor Faustino Armendáriz Jiménez, se libró por los pelos de ser asesinado en su propia catedral. Dos meses más tarde, dos catequistas fueron asesinados cuando se dirigían a una procesión eucarística.

El año pasado, los asesinatos de los padres Javier Campos y Joaquín Mora en el estado de Chihuahua llevaron a la Iglesia a lanzar una campaña de pacificación. El Diálogo Nacional por la Paz, apoyado por Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN), se celebró del 21 al 23 de septiembre. Fue patrocinado conjuntamente por la Conferencia del Episcopado Mexicano, la Conferencia de Religiosos de México, los Jesuitas y la Comisión Episcopal de Laicos. El Diálogo Nacional por la Paz concluyó con la firma del Acuerdo Ciudadano por la Paz. El documento llama a la erradicación de la violencia y sienta las bases para la creación de una Red Nacional por la Paz.

Monseñor Castro declaró a ACN: “No podemos perder la esperanza de ser artífices de paz. No debemos dejarnos vencer por el mal. La mayoría queremos el bien. Debemos hacernos eco de las palabras del Papa Francisco en su visita a México: no acostumbrarnos a la violencia, porque eso nos adormece ante el dolor que causa la criminalidad, que es lo peor que le puede pasar al corazón humano.”

El Acuerdo Ciudadano por la Paz da claras órdenes de marcha: “No solo decimos ‘¡basta! También decimos que ha llegado el momento de actuar!”.

— Guadalupe Esquivias y María Lozano