“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Estipendios de misa para cinco sacerdotes contemplativos en Nicaragua

Nicaragua es el segundo país más pobre de Latinoamérica, después de Haití. La Iglesia católica se esfuerza por ayudar al país, pero también se enfrenta a numerosos problemas. Los disturbios políticos durante el año 2018 causaron mucho sufrimiento a la Iglesia, y sigue habiendo muchos desafíos pastorales. Las sectas son extremadamente activas, al punto que solo la mitad de la población de 6,1 millones de almas se considera católica. La crisis económica, que también ha golpeado duramente al pueblo y a la Iglesia (particularmente a las congregaciones religiosas contemplativas), también es motivo de sufrimiento. Al mismo tiempo que sucede todo esto, afortunadamente, el número de vocaciones, tanto a la vida religiosa como a los seminarios diocesanos, está aumentando.

La Congregación Contemplativa de los Hermanos Albertinos es una nueva fundación local, en un país que hasta ahora no ha tenido una tradición de vida religiosa contemplativa masculina. Los 5 sacerdotes de la congregación en Estelí, al norte del país, tienen entre 30 y 40 años y son testimonio de que la Iglesia en Nicaragua es joven y está viva. Aunque su fe es fuerte, estos sacerdotes se enfrentan a serias dificultades en la búsqueda de recursos para su modesto estilo de vida, ya que la crisis económica del país ha hecho que disminuyan las contribuciones de los amigos y benefactores a la que es la única fundación religiosa masculina contemplativa de Nicaragua. Y las personas que asisten a la Santa Misa en el monasterio son extremadamente pobres. Mientras tanto, los precios siguen subiendo y algunos de los hermanos, sobre todo los que tienen problemas de salud, necesitan diferentes tipos de medicamentos.

Los hermanos ofrecen amistad y hospitalidad a todos los que acuden a ellos en busca de consuelo espiritual y contemplación silenciosa. Escuchan confesiones y rezan por todos los que se acercan. A través de la liturgia, buscan fortalecer el espíritu evangélico en los corazones de los que los rodean. También crean obras de arte religiosas para sustentarse. 

Nosotros, desde Ayuda a la Iglesia que Sufre, proponemos entregar estipendios de misa para estos 5 sacerdotes por un valor total de 4.900 dólares, como una forma de apoyarlos en su noble tarea.

¿Ayudarás a que estos sacerdotes contemplativos puedan continuar su trabajo de oración y ministerio en Nicaragua?

Estamos seguros de que te recordarán en sus oraciones de agradecimiento.

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 231-06-99

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.