“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Financiar un nuevo presbiterio para una parroquia en Madagascar

Madagascar

Este año la parroquia celebra las bodas de oro de su fundación. Atiende un área de casi 2 mil millas cuadradas e incluye 40 comunidades distintas. Hasta 1981, los jesuitas dirigían la parroquia, pero hoy la atienden tres sacerdotes diocesanos.

Su párroco, el padre Daniel Richard Rafenomanana, y sus dos compañeros sacerdotes están muy ocupados. Visitan regularmente numerosos puestos de avanzada en Madagascar, administrando los sacramentos, proclamando la fe y ayudando a los necesitados, con el apoyo indispensable de las Hermanas de la Congregación de las Pequeñas Hijas del Sagrado Corazón de Jesús. Además, la Iglesia católica dirige varias escuelas en la zona y es muy activa en el trabajo con los jóvenes.

En la actualidad, los sacerdotes viven en una vieja casa, construida de forma tradicional, que sufre constantes daños por los fuertes vientos y la lluvia. Además, es demasiado pequeña para las necesidades de la parroquia, que necesita cuartos de deposito adicionales y un garaje. También necesita habitaciones para alojar a visitantes como el obispo local o a los seminaristas cuando son enviados allí a pasar su etapa de experiencia pastoral práctica. También sería útil disponer de una sala de estar común donde los sacerdotes puedan reunirse y fortalecerse mutuamente en solidaridad fraterna, o pasar el tiempo conversando con sus invitados.

Los fieles católicos contribuyen con lo que pueden, pero es imposible que la parroquia pueda financiar un nuevo presbiterio con sus propios recursos. Ayuda a la Iglesia que Sufre se propone hacer una contribución de 14 mil seiscientos dólares.

¿Te unirás a la financiación de la construcción de un nuevo presbiterio para esta parroquia de Madagascar?

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir sus fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Los fondos donados a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se destinarán a las principales necesidades en nuestros programas para ayudar a mantener viva la Fe.

Código: 134-01-19

DONAR

 

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.