La verdad sobre la persecución cristiana en Nigeria

El siguiente testimonio fue preparado por el Obispo Wilfred Anagbe de la Diócesis de Makurdi, Estado de Benue, Nigeria, para una audiencia el 18 de julio ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.

El deseo de detener las matanzas genocidas de cristianos en el Estado de Benue me llevó en octubre de 2022, ante una gran reunión de miembros de Ayuda a la Iglesia que Sufre Internacional en Konigstein- Alemania, miembros de la Unión Europea en Bruselas y representantes gubernamentales de nueve países, periodistas y otros grupos. Lo que presenté ese día se refería especialmente a nuestra experiencia en el valle de Benue, y en mi diócesis de Makurdi, donde durante mucho tiempo los ataques de militantes islámicos no solo han matado a miles de personas, sino que también han desplazado a millones que ahora se refugian en campamentos diseminados por todo el estado. Escuelas, clínicas, iglesias, mercados, etc., han sido destruidos en algunas zonas.

Desde 2014, cuando me convertí en obispo, he perdido territorio a manos de los militantes islámicos disfrazados de pastores, he tenido que cerrar 14 parroquias debido al peligro. Ahora, un año después, estoy aquí ante ustedes en Estados Unidos, cuando justo el pasado mes de junio me reuní con congresistas estadounidenses para hacer un llamamiento sobre la situación en la que se ha visto sumida nuestra región.

Para nosotros, en el estado de Benue, donde la población cristiana es de casi el 97%, los asesinatos a manos de elementos yihadistas llevan mucho tiempo produciéndose y, a partir de 2009, el patrón de desplazamiento y ocupación de tierras por parte de estos elementos se convirtió en algo habitual. Se han destruido iglesias, escuelas, clínicas, mercados locales, granjas, etc. Desde 2014, yo y mis compañeros obispos de Benue hemos perdido feligreses casi a diario.

Los asesinatos de personas, incluso de mujeres embarazadas y niños, y la ocupación de sus tierras para provocar el cese de todas las actividades económicas reflejan el patrón de elementos yihadistas como Boko Haram en otras partes de Nigeria. Creo que estarán de acuerdo en que esta matanza masiva de cristianos cumple todos los criterios de un genocidio calculado. La Oficina de las Naciones Unidas para la Prevención del Genocidio y la Responsabilidad de Actuar define el genocidio como “actos cometidos con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso”.

Es descorazonador constatar que desde que comenzaron las atrocidades no se ha oído decir nada serio a los autores. Nuestro gobierno nacional no ha mostrado signos convincentes ni un compromiso real para poner fin a las matanzas. La inacción y el silencio ante nuestra difícil situación, tanto por parte del gobierno como de poderosas partes interesadas de todo el mundo, me llevan a concluir con demasiada frecuencia que existe una conspiración de silencio y un fuerte deseo de ver cómo los islamistas se salen con la suya en el genocidio del estado de Benue y otras partes de Nigeria. Hago un llamamiento a todos los que escuchen mis palabras para que acudan en ayuda de la comunidad cristiana de Benue y, de hecho, de Nigeria en su conjunto, antes de que sea demasiado tarde.

Algunas personas, especialmente en Occidente, nos preguntan a menudo por qué pensamos que los asesinatos en Nigeria están motivados por la fe o por una yihad contra los cristianos del país. La respuesta es sencilla. En 1989, una reunión de musulmanes en Nigeria adoptó lo que hoy se conoce como la “Declaración Islámica de Abuja”[1]. La declaración esboza una visión del papel del islam en la sociedad nigeriana y aboga por el establecimiento de un Estado islámico en Nigeria.

La Declaración Islámica de Abuja está muy influida por las ideas de la Hermandad Musulmana egipcia y la revolución iraní. La Declaración sostiene que el islam es un modo de vida completo que debe guiar todos los aspectos de la sociedad, incluidos la política, la economía y la cultura. Aboga por la aplicación de la ley Shari’a como base del sistema jurídico en Nigeria y por el establecimiento de un Estado islámico que se encargue de aplicar los principios islámicos.

Monseñor Anagbe en una entrevista en el Parlamento Europeo

Históricamente, es a partir de esta declaración cuando Nigeria ha sido testigo de un declive constante hacia el fanatismo religioso que a menudo profesan abiertamente los clérigos islámicos o algunos políticos de Nigeria. Cuando uno pone en contexto la absoluta impunidad con la que se producen los horrendos asesinatos de hombres, mujeres y niños y el desplazamiento de pueblos enteros sin consecuencias por parte de personas que profesan abiertamente su lealtad al ISWAP, uno no puede sino estar de acuerdo en que los ataques son premeditados y planeados de antemano.

Soy consciente de que algunas personas, en Nigeria y en Occidente, aluden a algunos musulmanes que también son asesinados en nuestro país. En el mejor de los casos se trata de una falsa equivalencia, ya que es poco caritativo para la memoria de nuestros hermanos y hermanas cristianos, que han soportado persecuciones durante años, que sus sufrimientos se mezclen con las matanzas resultantes de la lucha por el poder político y económico entre las tribus hausa y fulani, que proceden de la misma fe.La matanza y el desplazamiento flagrantes de comunidades cristianas en Nigeria se producen en cumplimiento de la promesa formulada hace tiempo por grupos islámicos fundamentalistas de Nigeria empeñados en “sumergir el Corán en el océano Atlántico”, un eufemismo para conquistar los Estados cristianos del cinturón central y las regiones meridionales de Nigeria.

Espero que vuelvan a examinar Nigeria y consideren las pruebas que tienen ante ustedes de que Nigeria es un país en el que la persecución de los cristianos es generalizada y ha adquirido la dimensión de permitir que persistan los crímenes contra la humanidad. Sería útil que incluyera a Nigeria en la lista de países de especial preocupación.También pedimos el nombramiento de un Enviado Especial a la región subsahariana de África para que pueda salir a la luz la verdad sobre las cuestiones que hemos estado tratando de llamar la atención de Occidente.