“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Apoyar la formación de seminaristas en Brasil

La vida que les espera no es fácil. La diócesis de Río Branco se encuentra en la región del Amazonas, y la mayor parte de sus más de 38 mil kilómetros cuadrados se encuentran en la selva tropical. A muchos lugares solo se puede llegar por agua, y hay demasiados sacerdotes para esta vasta zona. Además, varias sectas están haciendo muchas incursiones, a menudo con promesas espurias de curación y salvación y con abundante apoyo financiero. Por ello, se necesitan urgentemente más sacerdotes.

“Después de un año enfrentándonos a tantos retos y obstáculos, damos gracias a Dios porque por su misericordia hemos podido continuar con la labor de formación y nuestra misión católica”, escribe el obispo Joaquín Pertinez. Nos ha pedido ayuda para que sus dieciséis seminaristas puedan continuar su formación, y le hemos prometido $11.500 dólares.

¿Apoyarás la formación de estos seminaristas que se preparan para una vida sacerdotal desafiante en Brasil?

Estamos seguros de que se acordarán de ti en sus oraciones con agradecimiento.

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir sus fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Los fondos donados a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se destinarán a las necesidades más urgentes de nuestros programas para ayudar a mantener viva la Fe.

Code: 212-02-79

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.