“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Financiación de los viajes pastorales de los sacerdotes en Rusia

Los sacerdotes deben recorrer grandes distancias para atender a los fieles católicos. Esto es primordial para la supervivencia de la presencia católica en la región, ya que donde no hay sacerdote, no hay sacramentos, y con el tiempo el sentido de conexión con la Iglesia puede disminuir y el fervor de la fe se desvanece. Esto ocurre sobre todo en el caso de los jóvenes, que viven entre sus compañeros y los ven vivir aparentemente felices sin Dios ni Iglesia. Esto, a su vez, puede convertirse en un círculo vicioso, ya que cuando la fe comienza a desvanecerse, también disminuyen las vocaciones a la vida religiosa, lo que lleva a un número aún menor de sacerdotes y a una mayor disminución de la atención pastoral. Con pocas vocaciones locales, la mayoría de los sacerdotes de la diócesis proceden del extranjero.

Estos viajes pastorales son esenciales, pero los gastos en combustible son elevados. Ayuda a la Iglesia que Sufre se ha comprometido a ayudar a subvencionar estos gastos de viaje, para que los fieles católicos no se queden sin sus sacerdotes. Esta es una forma de apoyo continuo, y este año estamos aportando $17.800 dólares.

¿Quieres ayudar a que estos sacerdotes lleguen a los fieles de las zonas más remotas de Rusia?

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir sus fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Los fondos donados a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se destinarán a las necesidades más urgentes de nuestros programas para ayudar a mantener viva la Fe.

Código: 427-01-29

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.