“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Ayuda a la formación de los novicios carmelitas en Camerún y la República Centroafricana

En 1971, los primeros cuatro padres carmelitas salieron de Italia hacia la República Centroafricana. Estos valientes pioneros se arremangaron y partieron para trabajar en uno de los países más pobres del mundo. El padre carmelita Nicolò Ellena permaneció allí hasta sus 90 años. Murió en 2019 a los 96.

FormaciónEn la actualidad, ocho carmelitas italianos trabajan en las cinco estaciones de misión de la Orden, que está formada en su mayoría por frailes nativos que han dedicado su vida a la paz en su país y quienes creen que la fe puede ayudar a conseguirla.

Los frailes de la República Centroafricana trabajan en estrecha colaboración con sus hermanos carmelitas del vecino Camerún. Actualmente hay 38 hombres en formación: 23 de ellos en la República Centroafricana y 15 en Camerún. Viven juntos en el monasterio carmelita más cercano y estudian teología y filosofía en la capital de cada país.

Sus estudios se vieron interrumpidos por la pandemia del COVID-19, pero el delegado provincial de la Orden, el padre Federico Trinchero, informa de que esto no ha impedido demasiado su formación. Al contrario, su vida espiritual y comunitaria se ha fortalecido.

Además, los carmelitas de la región están acostumbrados a las situaciones de emergencia. En 2013, en plena guerra civil, 10.000 refugiados vivían en los terrenos del Carmelo de Bangui. Bajo encierro, los desafíos son diferentes. “Sólo el silencio era algo inusual”, dice el padre Federico. Normalmente, el monasterio es un lugar al que acuden miles de personas en tiempos de necesidad. Funciona como un centro espiritual y recreativo, con innumerables niños correteando.

Afortunadamente, el impacto de COVID en África fue menor de lo que se temía inicialmente, y el continente casi se ha recuperado de la pandemia. En septiembre, cuatro jóvenes se incorporaron al noviciado y otros cinco emitieron sus votos temporales. En octubre, la Orden celebró la ordenación sacerdotal del Hermano Armand.

Y en diciembre, como parte de su preparación para el Año Jubilar, dos carmelitas debían trasladarse a Bozoum, la estación más antigua de la Orden en la República Centroafricana, y emitir sus votos. Lamentablemente, la celebración se canceló en el último momento. La seguridad había empeorado como consecuencia de las elecciones parlamentarias y presidenciales, y militantes armados entraron por la fuerza en la ciudad la víspera de las ceremonias previstas. Los dos jóvenes, el Hermano Jeannot y el Hermano Martial, emitieron sus votos entre un pequeño grupo de hermanos en Bangui. Fue un día de gran alegría y gracia, a pesar de las circunstancias.

La formación de los carmelitas en Camerún y en la República Centroafricana sigue siendo difícil por esta razón y por muchas otras, como la falta de apoyo financiero. Pero el padre Federico confía en Dios y en su personal docente, que es responsable de la formación espiritual, intelectual y personal de las personas a su cargo. 

ACN ha ofrecido 30.600 dólares para que su trabajo pueda continuar sin problemas.

¿Te unes a nosotros para apoyar la formación de los novicios carmelitas en Camerún y la República Centroafricana?

Estamos seguros de que se acordarán de ti en sus oraciones.

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir sus fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Los fondos donados a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se destinarán a las principales necesidades en nuestros programas para ayudar a mantener viva la Fe.

Code: 199-04-79 

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.