“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Ayuda para la formación de catequistas en la República Democrática del Congo

En la República Democrática del Congo, como en casi todos los países africanos, los catequistas desempeñan un papel vital en la transmisión de la fe. En la Diócesis de Lolo, en el norte del país, la vida de la Iglesia prácticamente se paralizaría si no fuera por los catequistas que viven y trabajan junto a los fieles en las aldeas y los animan a reunirse para rezar y estudiar su fe.

Muchas de estas parroquias cubren vastas áreas con numerosos pueblos que a menudo son de muy difícil acceso. Los pocos sacerdotes disponibles tienen que recorrer largas distancias a pie, a veces atravesando arroyos donde el agua les llega hasta la cintura, para llegar a la gente de las aldeas. Sin embargo, les resulta imposible visitarlas con la frecuencia necesaria para instruir y guiar adecuadamente a los fieles. Afortunadamente, los catequistas siempre están presentes en las aldeas.

En la Diócesis de Lolo hay un centro de catequesis en el que los fieles se forman de manera adecuada para este precioso servicio que realizan. Allí mismo, los catequistas también actualizan y refrescan regularmente sus conocimientos. La formación básica dura 2 años.

Como generalmente tienen una familia, su esposa y sus hijos los acompañan. La diócesis, por su parte, les proporciona alojamiento para toda la familia. También, mientras los padres estudian, sus hijos van a la escuela, y la diócesis se hace cargo de los gastos y proporciona material didáctico y uniformes escolares. Las esposas toman cursos, desde costura, labores domésticas y lectura y escritura hasta clases básicas sobre moral y estudio de la Biblia.

El objetivo es proporcionar formación tanto teórica como práctica en estudios pastorales y en la proclamación de la fe católica a los futuros catequistas. A Mons. Jean Bertin Nadonye Ndongo, este es un proyecto que le interesa mucho; dice que la mejora de su formación ha dado un “nuevo impulso” a la diócesis y ha sido “fuente de inspiración” para todos ellos.

La necesidad de catequistas bien formados sigue siendo urgente, por lo que el obispo Ndongo ha pedido nuestra ayuda para la formación de otros 10 catequistas y sus familias. Le hemos prometido 14.400 dólares.

¿Nos ayudarás a cumplir esta promesa de apoyar la formación de catequistas para el trabajo pastoral en la República Democrática del Congo?

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

Code: 115-07-49

 

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.