“Lo que hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”.

COMPARTIR:

Ayuda en la reconstrucción de dos capillas destruidas por un ciclón en Mozambique

La costa septentrional de Mozambique, que ya era uno de los países más pobres del mundo, fue azotada por un intenso ciclón en enero de 2017. La tormenta devastó grandes extensiones de tierra y muchas personas perdieron sus hogares. Las propiedades de la Iglesia también sufrieron daños, especialmente en la Diócesis de Nacala. Su parroquia de Netia-Natete cubre una vasta zona predominantemente rural. Antes de la tormenta, la parroquia tenía no menos de 120 puestos de trabajo, de los cuales más de la mitad quedaron destruidos.

El padre Antonio Gasolina ha recurrido a Ayuda a la Iglesia que Sufre porque su parroquia está totalmente consternada. Dios es una prioridad para los fieles de Mozambique: esperan reconstruir 2 capillas en las aldeas más remotas de la región y, aunque viven de la mano de Dios, todos han contribuido con mucho esfuerzo. Sin embargo, no pueden cubrir los costos de los servicios y materiales, por lo que les hemos prometido ayudarlos con 17.500 dólares.

¿Ayudarás en la reconstrucción de las capillas y a fortalecer la comunidad cristiana de Mozambique? 

Ayuda a la Iglesia que Sufre se compromete a invertir los fondos donde tengan el mayor impacto para la Iglesia a la que servimos. Las donaciones a los proyectos de Ayuda a la Iglesia que Sufre se utilizarán en los programas que más lo necesiten para ayudar a mantener viva la fe.

CONTAMOS CON TU APOYO

Inscríbete y recibirás actualizaciones sobre los proyectos

Scroll to Top

Palabras de consuelo y esperanza

“Esta breve nota es para hacerles saber que nosotros, los monjes de Sri Lanka, rezamos por el mundo entero todos los días de 7:30 pm a 8:30 pm ante el Santísimo Sacramento. Y mientras rezamos por el mundo entero, no nos hemos olvidado de usted en ACN; usted y sus seres queridos también son recordados de manera especial. Rezamos para que el Buen Señor los proteja a ustedes, sus seres queridos, de esta pandemia, ya que creemos en un Dios que es bueno”.