Líbano: Las escuelas católicas están en “modo de supervivencia”

LOS PROFESORES DEL LÍBANO RECONOCEN QUE LA EDUCACIÓN NO ES UN TRABAJO, SINO UNA MISIÓN. Pero esta misión es cada vez más difícil de cumplir a medida que la economía del país continúa en su espiral descendente.

Jessi Abi Khalil Msanne vive a unos 12 kilómetros de la escuela Saints Coeurs Ain Najm, de la que es directora, en Mansourieh. Solo conducir esa distancia para llegar a la escuela le cuesta, por día, el equivalente a un mes de salario en libras libanesas.

Esto resume la terrible crisis a la que se enfrenta el sistema escolar en Líbano, mientras el país se encamina a otro año sin Presidente, y sin un gobierno funcional capaz de instituir las reformas necesarias para garantizar el fin de una espiral descendente de desastre económico que se ha apoderado del país durante años.

“Estoy casado, tengo tres hijos. Si solo soy profesora, hoy en día no puedo darles lo que necesitan. Tengo que hacer malabarismos con más trabajos para mantenerlos. Esto me quita tiempo, así que no puedo preparar mis clases tanto como antes”, explica Jessi, durante una conferencia en línea organizada por Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN).

La tarea de Jessi se ve agravada por el hecho de que los estudiantes necesitan ahora más atención, ya que la crisis y sus efectos en la familia les están dejando problemas psicológicos. A pesar de las limitaciones, como la insuficiencia de fondos para actividades extraescolares y los cortes de electricidad que hacen que las luces y la calefacción se apaguen 2 horas y media todos los días, los profesores hacen lo que pueden. “Es una situación de subsistencia. No se trata de prosperidad o crecimiento, sino de supervivencia. Apenas sobrevivimos aquí en Líbano. La educación nunca ha sido un trabajo para nosotros, siempre ha sido una misión. Pero ahora es muy difícil seguir adelante con esta misión”.

Ante estas dificultades, y a menudo incapaces de mantener a sus propias familias, los profesores se marchan en masa, a Occidente o a los países del Golfo. Los que se quedan o bien no pueden irse o sienten que no quieren abandonar su patria. Robert Keyrouz tiene dos hijos matriculados en Saint Coeurs Ain Naim y se considera parte de este último grupo. “Tengo dos oportunidades de trasladarme a Dubai y Abu Dhabi, pero eso significaría que mis hijos crecerían separados de su educación católica. También tengo pasaporte francés, pero no me he ido del Líbano, ni siquiera con la crisis, porque amamos al Líbano y queremos quedarnos en el Líbano. Tenemos que ayudarnos mutuamente. Esto es lo que Jesús nos ha enseñado”, afirmó.

Doctor y profesor universitario, Robert solía ganar el equivalente a unos 3.500 dólares al mes. Ahora, con la devaluación de la libra libanesa, su salario vale unos 150 dólares. “Si gente como yo lo está pasando mal, ¿qué decir de alguien con un salario más bajo? Es una situación catastrófica”.

Las 320 escuelas católicas del Líbano imparten educación de alta calidad a unos 200.000 alumnos. Noventa de estas escuelas están supuestamente cofinanciadas por el Estado, pero el Gobierno dejó de pagar su parte en 2017. En la actualidad, las escuelas sobreviven solo gracias al apoyo de organizaciones como Ayuda a la Iglesia que Sufre, que proporciona tasas de matrícula y subsidios para los profesores, así como financiación para libros y materiales y la instalación de paneles solares, para no depender del combustible.

El padre Youssef Nasr, miembro de la Orden Basiliana, es secretario general de la Asociación de Escuelas Católicas del Líbano. Explicó que la Iglesia ve esta misión como algo más que meramente educativo, o como una oportunidad para impartir valores cristianos a los alumnos. Es una cuestión de supervivencia de muchas comunidades cristianas del país. “Cristianos y musulmanes conviven en todas partes. Si nuestras escuelas cierran, la demografía cambiará, porque los cristianos abandonarán sus pueblos en busca de escuelas para sus hijos. Nuestras escuelas son importantes para mantener a los cristianos en sus pueblos, donde viven ahora. Esto forma parte de nuestra misión de mantener a los cristianos en su tierra natal”, afirmó.

Padre Nasr

Sin embargo, va más allá y afirma que la frágil paz que existe en el país se debe en gran medida a la misión que siguen llevando a cabo estas escuelas. “Alrededor del 30% de nuestros alumnos son musulmanes. Tenemos nuestra identidad, nuestros valores —estamos apegados a ellos—, pero estamos abiertos a toda la sociedad libanesa, sin discriminación. Al mismo tiempo, nuestras escuelas son un espacio para un diálogo vivo con el resto de la comunidad, y para darnos cuenta de que podemos convivir sin problemas. Nuestros problemas quizá vengan de los dirigentes que dirigen el país, pero no hay ningún problema entre la gente. Nuestras escuelas son prueba de ello. Todos podemos ser ciudadanos de un país unido”.

ACN se ha comprometido a ayudar a las escuelas católicas del Líbano, como parte de su esfuerzo continuo para ayudar a compensar los efectos de la crisis económica y garantizar que la presencia cristiana en el país persista, en beneficio de todo Oriente Medio.

“Sin ACN nos veríamos obligados a cerrar nuestras escuelas, especialmente las pequeñas escuelas de los pueblos. ACN está haciendo un buen trabajo y ayudando a más de 150 escuelas en el Líbano, y se están concentrando en las escuelas pobres y en las de la periferia. Quiero dar las gracias a todos en ACN, a todos los benefactores. Contamos con ustedes y sin ACN no podemos continuar, porque no podemos apoyar a los pobres sin su ayuda. Tenemos una difícil tarea por delante, y necesitamos su aporte para continuar nuestra misión”, dijo el Padre Youssef.

“A pesar de la crisis, no perdemos la esperanza. Contamos con Dios, y sabemos muy bien que Dios no nos abandonará. Superaremos la crisis porque creemos que es nuestra misión, y no estamos solos. Dios está con nosotros, y vosotros estáis con nosotros, y al final, seremos más fuertes y continuaremos nuestra misión”.

—Filipe d’Avillez